~ LOS HELADOS DEL OTOÑO

Detalle de la nueva sucursal de Can Miquel, en la calle Montcades.

Como cualquier otra elaboración culinaria que se precie, un buen helado ha de partir de una escogida materia prima. Y si los mejores productos son, por regla general, los autóctonos de temporada, habrá que ir en busca de helados otoñales. Helados surgidos de nuestros paisajes inmediatos. En la heladería Ca’n Miquel tienen esto muy claro: van siempre en pos de la mejor fruta de cada estación. Hace poco probé su helado de membrillo, que ya se acaba, y ahora acaban de estrenar los de caqui, mandarina y granada. Todos ellos, de sabores limpios, naturales, perfectamente afinados, susceptibles de adivinarse a ciegas. Contar con una heladería como Ca’n Miquel es un lujo que anima la vida cotidiana de Palma. El maestro Miquel Solivellas la abrió hace 32 años, después de trabajar una buena temporada como panadero y repostero en un negocio familiar de Barcelona. A sus 75 años, sigue al pie del cañón y, por suerte, el relevo está asegurado.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: